Diversidad funcional es de lo que hablamos y no de discapacidad

Diversidad funcional: un tema para aprender.

¿Discapacidad? ¿Minusvalía? No te equivoques lo que existe es diversidad funcional. Una diversidad que nos enriquece.

Diversidad funcional es un término con el que, a lo peor, no estás muy familiarizado, pero seguro que sí lo estás con discapacidad o con minusvalía. Pues bien, recientemente he aprendido que hay personas con unas capacidades y otras con otras y, por supuesto, que nadie es menos válido que otro.

He participado, en Sevilla, en una Jornada Formativa sobre diversidad funcional organizada por EQUO, y en la que las ponencias han corrido cargo de Vida Independiente, y han conseguido que mi visión sobre el mundo haya cambiado en relación a cómo somos las personas.

Hasta hace pocos años ni siquiera conocía el término diversidad funcional. Sí hacía tiempo, desde niño, que había aprendido que las personas con problemas físicos no eran “minusválidos”, ni los que tenían problemas psíquicos “subnormales”. De hecho me parecen dos aberraciones brutales estos términos.

ecologia politica, vida independiente y diversidad funcionalEn fin, que hablaba de “discapacidad”, lo cual no es muy acertado tampoco, y me quedaba tan ancho. Es cierto que había escuchado la expresión diversidad funcional pero para mí no era más que un eufemismo para no decir discapacidad. Y he aquí la primera lección: ¡estaba equivocado!

Y es que tras la formación que os comentaba, y visto desde abajo sin conocimientos previos, he aprendido que:

  • Las personas somos personas ni más ni menos capaces, ni más ni menos válidas, ni más menos productivas (todo ellos términos muy típicos de un sistema basado en el capital y la producción); somos personas todos y cada uno con nuestras diferencias, con nuestras particularidades, con nuestra diversidad.
  • No es que las personas tengan necesidades especiales en lo referente a movilidad, accesibilidad, etc. La realidad es que hemos hecho un mundo a la medida de hombres adultos y con unas medidas y estado de salud estándar; dejando a fuera a niños, ancianos, personas en sillas de ruedas o muletas, a mancos, a ciegos, a enfermos… No son las personas las que tienen que adaptarse sino que todo debería estar adaptado a la diversidad funcional de todas las personas. Y sí, he dicho “hombre” adulto porque también se excluye a las mujeres.
  • La discriminación y el tratamiento injusto a las personas con diversidad funcional forma parte de este sistema socioeconómico productivista actual donde el único valor de la persona se mide por su productividad. Es decir, el sistema económico actual está basado en la desigualdad.
  • Y, por último, es que dejes de pensar en otras personas cuando escuchas diversidad funcional porque tú, y yo, y toda la gente que quieres, en algún momento de la vida, y por cualquier causa, vamos a formar parte del grupo de personas con alguna limitación en alguna función física o psíquica.

Sólo recuerda esto: las palabras crean realidad porque nos formamos ideas en nuestro celebro según las palabras que usamos. Así que utiliza la expresión diversidad funcional porque todas las personas no somos iguales, todas las personas somos diversas. Entender la diversidad funcional es ya un primer paso para hacer un mundo mejor, un mundo apto para “todos los públicos”.

A toda la gente de Vida Independiente y ViAndalucía… ¡GRACIAS!

Abraham Velázquez Moraira

@ECOabraham

ponentes jornada de ecología política y diversidad funcional

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s