La pobreza sí tiene solución, pero ¿queremos?

Hoy es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Creo que debemos dedicar un tiempo, al menos hoy, a pensar en el sufrimiento que genera esta crisis, esta estafa, y a tener en cuenta que si hay pobreza es porque hay injusticia.

No es un problema nuevo, sino viejo, sólo que antes no lo teníamos tan cerca. Hace unos años pensábamos en la pobreza de los mal llamados países de tercer mundo; digo mal llamados porque no son del tercer mundo son a los que unos cuantos países hemos empobrecido. Antes en España también había pobreza pero la sentíamos lejos también en barrios marginales, chabolas…

Ahora son pobres mis vecinos, tu compañero de trabajo, tu hermano, mi abuela… Ahora es pobre el que está junto a nosotros. ¿Y qué hacemos? Lo primero la solidaridad, que ya se está extendiendo, como primera vía para cubrir las necesidades básicas. Pero piensa que la pobreza nos habla de una causa fundamental que es donde está la raíz del problema y, por tanto, la raíz de la solución: la injusticia.

Cuántos más pobres hay, más injusta es la sociedad.

Los ciudadanos ya estamos haciendo mucho con la solidaridad como os contaba en “solidaridad frente a irresponsabilidad.”

Pero, ¿se puede hacer algo más? Pues sí, hay soluciones a la pobreza con voluntad política de cambiar el modelo actual que hace que cada vez haya más ricos y más pobres a la vez.

Hay que implantar, progresivamente, una Renta Básica Universal para todas las personas. Al menos, se puede hacer a nivel europeo y es viable.

Hay que repartir el trabajo existente porque nuestro Planeta no da para un crecimiento ilimitado de la producción y el consumo.

Hay eliminar los paraísos fiscales y grabar con impuestos las grandes fortunas, que sea realmente progresivo. Asimismo aumentar impuestos en los artículos no necesarios y reducirlos al máximo en los de primera necesidad.

Fomentar el acceso a la Educación Pública y 100% gratuita.

Atención sanitaria. Universal sin ninguna exclusión.

Y mil cosas más pero que tienen que poner el objetivo de la política en el bienestar de las personas, y no en el bienestar de los mercados. ¡Y no es poca la diferencia!

En mi opinión, una palanca clave para evitar los casos más sangrantes es la Renta Básica Universal y no esas subvenciones y ayudas que ahora te las doy y luego te las quito, al capricho del político del momento.

Piensa un poco en la injusticia de la pobreza y seguro que puedes hacer algo.

Y si tienes unos quince minutos para escuchar este programa de radio de la Cadena Ser en Hora 25, ¡hazlo! Habla de la pobreza que hay, de la de verdad: http://www.cadenaser.com/espana/audios/sobrevivir-300-euros/csrcsrpor/20131016csrcsrnac_76/Aes/

Frente a la pobreza y la justicia tenemos que responder ¡Sí se puede!

Abraham Velázquez Moraira

@7’abraham

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s