Menos coches ¿sólo en verano?

Empieza agosto y todo el mundo comenta lo bien que circula estos días por nuestras ciudades. A raíz de estos comentarios se me ha venido a la cabeza la pregunta: Si tanto nos gusta a todos ¿por qué no hacemos lo posible para que sea así todo el año? Todavía no he escuchado a nadie quejarse porque haya pocos coches circulando. Quizás me falten amigos en aparcamientos y gasolineras, no sé. Pero la inmensa mayoría nos alegramos de ver las ciudades como en agosto.

Como suelo deciros, sin ser experto en ninguno de estos temas, os comento como lo veo a pie de calle:
¿Qué ventajas tiene encontrarnos la ciudad con menos coches?
Para empezar, si lo tienes que usar llegas al destino en nada, con menos consumo y aparcando a la primera. Pero, además… Lleva uno menos estrés al estar circulando, sea en vehículo a motor, en bici o como peatón. Hay mucho menos ruido, menos humos y, lo mejor, menos accidentes. Seguro que tú le ves más ventajas y, si es así, ¿por qué sólo en agosto?
En mi opinión, mucho mejor si es así todo el año. Pero… ¿cómo?
Pues fomentando el uso de bicicletas con más carriles bicis, sin reducir aceras sino asfalto, y sin poner dificultades como obstáculos u obligación del casco. Carriles bicis también para las áreas interurbanas próximas a las ciudades. Facilitando el paso a los peatones como prioridad, en vez de a los coches (por ejemplo semáforos, pasos, etc.) Incrementando las líneas de bus urbano e incrementando la frecuencia de paso de los urbanos e interurbanos. Más carriles para transportes públicos, en general. Menos AVE y Aeropuertos (para unos pocos y pocas veces) y más desarrollo de trenes de Cercanías (para muchos y de uso casi diario). Metro, tranvía, restricciones de tráfico en el centro, etc.
Y si aplicamos todo esto, ¿qué consecuencias tendría?
Entiendo que se convertiría en una herramienta de generación de empleo local, no basado en la construcción ni en la especulación sino en unas tareas estables y beneficiosas para todos. Además de los puestos que generaría en su puesta en marcha, habría que añadir el desarrollo de todos los transportes públicos, carriles bici y peatonales… Y el mantenimiento a largo plazo de esas infraestructuras y medios.
Sí, sí… claro… pero hay crisis, no hay dinero para nada. Pues con más motivos porque supondría un ahorro para las personas y para la administración. Por ser breve: Menos gasto sanitario al reducirse los accidentes de tráfico y mejorar el aire que respiramos, además del menor estrés, más deporte y similares. Ahorro de ese “clásico” segundo vehículo en casa, incluso plantearte lo del primero: ¿has hecho cuentas del ahorro en compra, seguro y mantenimiento de tu coche? Tendríamos una menor dependencia del petróleo y  mejoraría la llamada balanza de pagos y similares.
Entiendo que habría que hacer estudios en profundidad, por personas especialistas en sus campos y con una ejecución impecable y progresiva. Me quedo con lo del principio, si a todos nos gusta mucho ver nuestras ciudades, en agosto, con un 75% menos de coches… ¿Por qué no nos esforzamos en disfrutarlo todo el año?
Estoy convencido de que poder, se puede.
Lo mejor de todo sería una sociedad y una economía de proximidad donde se hicieran menos necesarios tantos desplazamientos, pero eso queda para otra reflexión.

Abraham

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s